La política y el cambio de prioridades de deportación

La política y el cambio de prioridades de deportación

  1. La instrucción del poder ejecutivo recibió pulgares en alto de sectores liberales de la sociedad y sobre todo de las organizaciones hispanas, ya que al frenar más de 300.000 deportaciones, el gobierno preserva la integridad de miles de hogares que quedarían divididos con la deportación de miembros de familia.

    Sin embargo, la medida causó preocupación en otros sectores por varios motivos: primero, porque el ejecutivo suple con sus poderes extraordinarios la inacción del congreso (¿seguirá con esta práctica?); segundo, la medida impide que las autoridades hagan cumplir la legislación existente, creando ahora un divorcio entre la letra de la ley y la reglamentación de la misma. Y tercero, la medida no parece arrojar solución al desarticulado sistema migratorio.

    Veamos. Ahora van a haber dos tipos de inmigrantes ilegales: los deportable y los no deportables. Los deportables son los traficantes de drogas, gángsters, integrantes de carteles, delincuentes que en general vuelven a entrar al país repetidamente luego de las deportaciones. Es decir, seguimos sin solución para este aspecto del problema.

    Por otro lado, están los que ahora se convierten en no deportables pero que por ser inmigrantes ilegales tampoco tienen estatus migratorio, siguen indocumentados y por consiguiente no pueden trabajar, tampoco pueden utilizar el sistema financiero, educativo, bancario. De que van a vivir? Pues la respuesta es clara: si no pueden trabajar legalmente, trabajarán ‘ilegalmente’ utilizando documentación apócrifa, fomentando la economía clandestina y la evasión de impuestos. La medida tampoco resuelve la situación de este segundo grupo.

    ¿Dónde está entonces el beneficio?

    Nos queda preguntarnos si hacer que los indocumentados se queden en el país, sin ofrecer otra solución tiene al menos una ganancia electoral.

    Obama perdió el apoyo de los hispanos porque perdió el apoyo de la civilidad toda. Con lo cual es arriesgado pensar que la suspensión de las deportaciones volcará masivamente el voto latino a favor del presidente. Las encuestas nacionales (incluido el último sondeo 2010 conducido por Associated Press y Univision), indican que al electorado latino le interesa -al igual que a la sociedad toda- la economía y la educación en primera medida.

    Es hora de que el gobierno entienda que los hispanos que están en condiciones de votar, no lo hacen en razón a un mandato étnico sino fundados en el sentido común.

  2. Wednesday, August 31st 12:00 pm , Updated Wednesday, August 31st 12:00 pm
  3. Photos

    La política y el cambio de prioridades de deportación